Una temporada “mucho peor”: ¿qué dicen los números sobre el turismo en Uruguay?

Una temporada “mucho peor”: ¿qué dicen los números sobre el turismo en Uruguay?

El escenario de fronteras cerradas, lleva a perder al principal cliente (salvo que demuestren tener residencia en Uruguay) que son los argentinos y al segundo: los brasileños.

Los empresarios y trabajadores del sector están preocupados y también el gobierno, la que viene será una de las peores temporadas turísticas de los últimos años debido fundamentalmente (pero no solo) al cierre de fronteras a causa del coronavirus.

El turismo “es muy importante en la economía uruguaya. En 2017, el mejor año de los últimos cinco, entraron a nuestro país casi 4 millones de turistas, con un componente mayoritario de argentinos, con 2,6 millones. El gasto total se ubicó en US$ 2.334 millones (US$ 1.600 millones fue por aporte de los argentinos). En parte por la crisis económica en Argentina, en los años siguientes se observó una retracción. Así, en 2019, entraron a nuestro país un total de 3,22 millones de turistas, de los cuales el 54% eran argentinos. El gasto total fue de US$ 1.754 millones (US$ 977 millones por parte de los argentinos)”, señaló un informe de la consultora Equipos.

“El último dato disponible, del primer trimestre de 2020, mostró que entraron 1 millón de turistas, de los que 630.000 fueron argentinos. El gasto total fue de US$ 675 millones y los argentinos gastaron US$ 443 millones. Los ingresos por turismo representan para el Uruguay entre un 15% y 20% de las exportaciones y en torno de un 8% del Producto Interno Bruto (PIB)”, agregó.

El escenario de fronteras cerradas, lleva a perder al principal cliente (salvo que demuestren tener residencia en Uruguay) que son los argentinos y al segundo: los brasileños. No obstante, esto también genera que los uruguayos que habitualmente vacacionan en el exterior tiendan a quedarse y hacer turismo interno.

Ahora, ¿esto compensa la llegada de turistas y el gasto que realizan? “Podrían compensar, aunque sólo parcialmente. Primero porque el peso es menor y segundo porque el turismo interno es un sustituto parcial del turismo en el exterior”, señaló Equipos. En el primer trimestre de 2020 los uruguayos gastaron fuera de fronteras US$ 292 millones frente a un ingresos de divisas por visitantes extranjeros por US$ 675 millones, comparó la consultora. “Es decir, si los uruguayos gastasen todo lo que gastaban en el exterior en nuestro país, en el verano, entonces se cubriría algo más de 40% del turismo receptivo del verano, asumiendo un escenario de cierre ‘fuerte’ de fronteras y el supuesto cuestionable que todo el gasto que antes hacían los uruguayos en el exterior (en el primer trimestre) lo dedicarían a hacer turismo interno”, explicó.

Según mediciones que hizo Equipos a comienzos de este mes -teniendo en cuenta que “este estado de opinión puede cambiar sustancialmente de aquí a fin de año”, aclaró- “estamos lejos de la situación en la cual los uruguayos, por no salir al exterior, compensan la falta de turistas que probablemente dejen de venir”.

Esas mediciones muestran que “hay una caída en la proporción de personas que piensan vacacionar este verano respecto al verano pasado, desde 58% a 48%” y también “hay una fuerte caída en la proporción de uruguayos que piensan vacacionar en el exterior (desde algo más de 25% el año pasado a menos de 5% este año), parte de los cuales aumentan la proporción de quienes piensan vacacionar en nuestro país”, consignó el informe.

Con estos efectos contrapuesto que “casi se compensan”, Equipos estimó que “la cantidad de uruguayos que vacacionará este verano en Uruguay sería similar a la de principios de 2020”.

“Sin embargo, hay otros efectos negativos. El primero, es que un 38% de quienes piensan vacacionar en el verano, piensa gastar menos este verano que el pasado (posiblemente por el efecto de la pandemia o porque vacacionará menos días o porque vacacionará en forma más económica). Esta intención de gastar menos es más notoria entre quienes vacacionaron el verano pasado en el exterior, lo que refuerza el concepto de sustitución parcial”, explicó la consultora.

Además “es bastante mayor la proporción que piensa vacacionar menos días que el año pasado, respecto a lo que piensan vacacionar más días (quizás guardando días para más adelante). Este indicador es similar entre quienes vacacionaron en el exterior o en nuestro país en el verano pasado”, agregó.

“Es probable que la mayor cantidad de turistas uruguayos que se quedarán en el país, apenas alcance para compensar la caída de potenciales turistas uruguayos que, ya sea por razones económicas o sanitarias, no van a vacacionar. Como consecuencia, sólo será posible cubrir, con gasto de uruguayos, una proporción baja o muy baja del gasto que habitualmente hacen los turistas que proceden del exterior”, afirmó Equipos.

Incluso, si hubiera una flexibilización en el cierre de fronteras (que no aparece como probable), “están las restricciones económicas”, expresó el informe. “La relación de precios entre Argentina y Uruguay está en el peor nivel en al menos los últimos 20 años, incluso peor que en el primer semestre de 2002, cuando Argentina había devaluado y Uruguay no lo había hecho todavía. Algo similar sucede con Brasil; el tipo de cambio real bilateral está en niveles históricamente bajos, por lo que les resultará caro venir a nuestro país en la eventualidad de una apertura de fronteras”, afirmó.

“Salvo cambios de importancia en las condiciones sanitarias y económicas, algo que parece poco probable antes de fin de año, la temporada sería peor o mucho peor que la pasada”, concluyó Equipos.

Más temas y noticias