¿Es Uruguay caro para vivir?

¿Es Uruguay caro para vivir?

La pandemia agravó la situación de la economía en Uruguay y se precisa impulsar el crecimiento.

La producción estaba prácticamente estancada desde 2015 y en recesión desde fines de 2019. El empleo venía en baja desde 2015 y la inversión privada se contraía desde mitad de 2013. El déficit fiscal era 5%del PIBen el cambio de gobierno y la crisis de Covid-19 lo lleva a 6,5%. La estrategia uruguaya anti-coronavirus es elogiada internacionalmente y eso abre oportunidades. Crece interés porinvertir en Uruguay: para concretarlo se requieren condiciones de rentabilidad. La competitividad es baja, el país está caro en dólares y eso debe ser corregido para captar inversión. Una vía devaluatoria tiene costos altos y fue descartada por el Banco Central y el Ministerio de Economía y Finanzas. Entonces, ¿cómo se puede mejorarla competitividad? CERES Analiza este desafío


Rebaja de tarifas


Uruguay necesita una rebaja de tarifas; por más que hayan subido menos que el resto de los bienes de consumo, los costos de combustibles y de energía eléctrica son sostenidamente los más caros de la región, advierte la tercera edición del informe de CERES Analiza, llevada adelante por el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), que divulga una estimación sobre la pérdida de competitividad de Uruguay y propone una serie de reformas para estimular el clima de negocios y promover inversiones que permitan recuperar el crecimiento económico.

El precio del gasoil en dólares se encuentra 50% arriba de lo que se cobra en Brasil y 25%de Argentina. La energía eléctrica industrial cuesta 20%más que en Brasil y 80% más que en Argentina, y la residencial (la que deben pagar todos los meses muchos microemprendimientos) cuesta 55% más que en Brasil y 220% más que en Argentina.
La dependencia fiscal de las transferencias al Gobierno Central no debería ser la traba, porque es un procedimiento muy ineficiente para financiar gasto público.


¿Reforma de las Empresas Públicas?


Después de la LUC: Reforma de las Empresas Públicas? se titula el documento firmado en julio de 2020 por 23 profesionales que trabajaron de forma independiente en la materia en los últimos años, y que fueron convocados por CERES en 2019 para sugerir en conjunto una serie de reformas.

Los cambios en la gestión de las empresas del Estado sugeridos se resumen en los siguientes seis puntos:

  1. Fortalecer los directorios de las unidades reguladoras y de las EEPP, exigiendo perfiles con competencias específicas, mejorando remuneraciones, estableciendo mayores impedimentos para participar en cargos electivos, así como limitar la `puerta giratoria´ hacia la actividad privada.
  2. Definir criterios claros para la fijación de precios por parte de los reguladores, para lo cual es necesario que cuenten con metodologías transparentes y plazos predecibles.
  3. Introducir los mecanismos que aseguren la separación de las finanzas de las EEPP de forma de evitar subsidios cruzados desde los negocios que operan en mercados monopólicos hacia los que operan en competencia.
  4. Analizar de forma explícita los subsidios existentes en los mercados que operan cada una de las empresas, discutir su pertinencia y que sean aprobados a través del Parlamento con un financiamiento a cargo del Presupuesto Nacional.
  5. Revisar el objeto de las EEPP y modernizar sus cartas orgánicas, poniendo énfasis en la separación de roles entre el directorio y la gerencia, el establecimiento de metas explícitas de rentabilidad y políticas de distribución de dividendos (teniendo en cuenta el diseño de la futura regla fiscal).
  6. Fortalecer el gobierno corporativo de las EEPP con la creación de un organismo especializado dentro del Estado que se encargue de monitorear permanentemente el desempeño de los directorios de las EEPP, en términos del cumplimiento de las metas establecidas y la rentabilidad esperada de su actividad».

La preocupación no es nueva, y a modo de ejemplo está lo hecho hace 20 años por el Centro de Estudios Estratégicos 1815, dirigido por Líber Seregni, que en ese entonces ya presentaba propuestas muy similares luego de haber convocado a expertos de todos los partidos.

Más temas y noticias