Criptomonedas, Estado y la oportunidad económica que puede aprovechar Uruguay

Criptomonedas, Estado y la oportunidad económica que puede aprovechar Uruguay

Especialistas analizan el fenómeno de las criptomonedas y plantean que el país puede tener una oportunidad económica si logra regularlas y brindar seguridad jurídica.

La creación de los criptoactivos —entendidos como una representación digital de valor no emitida, controlada ni garantizada por un banco central o autoridad pública— ha provocado en los últimos años múltiples debates filosóficos, económicos, jurídicos, sociales y políticos respecto a las funciones que cumple, a cómo debería ser su regulación, entre otros varios aspectos.

Los principales reguladores y entidades financieras del mundo tienen el tema en agenda y analizan cómo abordar la regulación sin inhibir su desarrollo pero con la certeza de brindar seguridad jurídica y determinar las reglas de juego.

De acuerdo con Juan Diana, abogado especializado en regulación del sistema financiero y prevención de lavado de activos, el fenómeno de las criptomonedas “es a todas luces relevantes, más allá de cuestiones valorativas de si nos parecen bien o mal”.

A su entender este es un fenómeno “que ha movido los cimientos de todo el sistema financiero”.

En el marco de una conferencia virtual —organizada por Jóvenes Blancos en la que además participó el ingeniero y cofundador de Genexus, Nicolás Jodal y Patricia Tudisco, jefa del Departamento de Autorizaciones de la Superintendencia de Servicios Financieros del Banco Central (BCU)—, Diana manifestó que “el valor agregado que tienen las criptomonedas es que nos lleva a un proceso de transición hacia la adopción de sistemas monetarios privados”.

Juan Diana: la sociedad enfrenta un “proceso transicional hacia la existencia de mayores tipos de sistemas monetarios”
Privado en el sentido de que una empresa pueda emitir una criptomoneda y además en contraposición a un sistema de moneda pública como por ejemplo es el caso de Bitcoin que no es controlada ni por una empresa privada ni por el Estado.

“Estamos acostumbrados a entender el dinero asociado a la moneda del Estado, lo cual no necesariamente es así. La historia y el origen del dinero nos muestra que no es así”, indicó el abogado. A su entender, actualmente la sociedad enfrenta un “proceso transicional hacia la existencia de mayores tipos de sistemas monetarios”.

Sobre este punto, Diana dijo que cree que ningún sistema sustituirá al otro sino que “se van a terminar complementando o compitiendo y en definitiva va a ser la gente la que va a tener que decidir hasta dónde utiliza un sistema o el otro”.

La funcionaria del BCU dijo que con las funciones que hoy cumplen las criptomonedas no las considera como dinero.
Sin embargo, ese no es el escenario actual, al menos no todavía. Por ello, Diana explicó que durante el proceso de transición se genera “ruido” así como también inseguridades jurídicas dado que hay dudas que llevan “a revisar qué es el sistema monetario actual, cómo funciona, qué es el dinero, cosas que nunca nos preguntábamos”, señaló.

No obstante, algunas cosas sí parecen estar definidas desde la visión del BCU. En este sentido, Tudisco explicó que hay cuatro funciones básicas para que un instrumento pueda ser considerado como dinero: que sea medida de valor, que sea un medio de pago, un instrumento de intercambio y una reserva de valor.

En esa línea, Tudisco señaló que tiene cuestionamientos respecto a que las criptomonedas que existen actualmente cumplan con esas cuatro condiciones, aunque sí aceptó que cumple la función de reserva de valor.

La funcionaria del BCU no descartó que las criptomonedas puedan tener otra proyección en el mediano plazo y eventualmente cumplir con las cuatro funciones pero advirtió que con el desarrollo actual “no lo puedo considerar dinero”.

Según Diana esto implica que las personas no sepan las reglas de juego. “No sé hasta dónde puedo ir y hasta dónde no, si es o no legal, qué tipo de negocios puedo celebrar, qué consecuencias tiene, si como empresa puedo operar con criptomonedas o no”, reflexionó.

Sobre este punto, Diana comentó que Uruguay “tiene una muy buena oportunidad en brindar seguridad jurídica” dado que la ausencia de regulación genera desventajas en términos de oportunidades de negocio. “La regulación es sinónimo de oportunidad económica”, sentenció.

Además, el abogado comentó que uno de los problemas actuales tiene que ver con la inseguridad jurídica que aún rodea a las criptomonedas, fenómeno que según dijo, va en contra de la historia uruguaya cuyas instituciones y normativa se caracteriza por brindar seguridad jurídica.


¿En qué está el BCU en lo que respecta a la regulación de las criptomonedas?


Tudisco indicó que el organismo trabaja en el tema y “ha evolucionado bastante”. Además, dijo que en el Central se creó un grupo de trabajo que analiza específicamente los criptoactivos y las perspectivas que se deberían abordar para implementar una regulación que sea “razonable” y no una traba.

En relación a esas posibles dimensiones de estudio, Tudisco explicó que el regulador tiene que analizar “varias perspectivas”.

Por un lado, lo que concierne a los consumidores y su protección; además ver en qué medida se puede aumentar la inclusión financiera para alcanzar a más personas; también hizo énfasis en la coordinación internacional para abordar el tema y por otro lado, en relación a las actividades delictivas que puedan implementarse a través del uso de estos activos así como la prevención del lavado de activos.

La regulación sobre criptoactivos en Uruguay "no va a ser algo rápido", según Patricia Tudisco.
“No va a ser algo rápido, va a haber una regulación y va a terminar abordando muchos aspectos” pero no va a ocurrir en el corto plazo, afirmó Tudisco y señaló que con seguridad se va a regular tanto a los prestadores de servicios conexos (quienes tengan billeteras de criptomonedas) como a los que deseen emitir.

Nicolás Jodal: La criptomoneda es “una expresión política de una ideología”.
Por su parte, Jodal puso el foco en la dimensión política de las criptomonedas y habló específicamente de Bitcoin. Según el ingeniero, la ideología detrás de su creación “es que cualquier organización humana está hecha para explotar al hombre” por eso se ideó un sistema “para prohibir esa explotación”.

Esa idea “hiper extrema” y liberal que explica el origen del Bitcoin, según Jodal, lleva a que la criptomoneda sea “una expresión política de una ideología” que, a diferencia de otras, se distingue por el medio en el que fue plasmado.

“Es la primera vez que alguien en vez de escribir un libro” para plasmar su ideología, “escribe un programa”, indicó.

Según Jodal el Bitcoin es un invento genuino y consideró que la tecnología “vino para quedarse” porque “tiene un valor intrínseco y enorme” que tiene que ver con que es un bien digital único que no puede ser duplicado.

“¿Cuánto vale eso? Depende de la humanidad, cuando se dé cuenta de lo que significa tener un valor digital que no pueda ser duplicado ahí vamos a ver el valor final del Bitcoin, mientras tanto su valor va a seguir fluctuando hasta que no haya un consenso en la humanidad”, explicó.


Fuente: elpais

Más temas y noticias