Uruguay en un cruce de caminos

Uruguay en un cruce de caminos

Argentina y Ecuador están en una situación común porque la recomendación del Fondo es la misma: alcanzar una superávit que les permita afrontar los pagos de deuda. También está claro que la conflictividad social en Ecuador y las elecciones en Argentina le han puesto un límite a este tipo de acuerdo con el FMI, dijo el economista director del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas de Argentina, Claudio Lozano.

La influencia del FMI sobre América Latina ha crecido, en especial luego de la llegada al poder de partidos y gobernantes afines al organismo, como el caso de Argentina y Ecuador, que después de años sin relacionamiento han vuelto a solicitar préstamos a la entidad.

Otra de las características similares entre Ecuador y Argentina es que las políticas del FMI provocaron recesión y una concentración del ingreso.

“Además, las políticas propuestas por el FMI se toman de forma no transparente, sin ningún conocimiento por parte de la sociedad y generan conflicto social, como se vio durante las protestas en Chile y Ecuador”, expresó el economista ecuatoriano Pablo Dávalos.

Distinto es el caso de Chile, que se arrastra desde mucho más tiempo atrás, de la época del dictador Pinochet. Mientras las manifestaciones continúan, el presidente Piñera dijo que no va a renunciar, pero que está dispuesto a discutir la reforma de la Constitución, que viene de la época del dictador y que aseguró el modelo socioeconómico actual.

Chile es el país más desigual del mundo, donde el 99% de la población se reparte las migajas de la torta que se lleva apenas el uno por ciento. Esa situación fue largamente advertida por diversos organismos internacionales durante años. También Chile fue mostrado durante muchos años como el modelo más exitoso de América Latina. 

BRASIL VA MÁS LEJOS

Mientras tanto, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, entregó este martes al Congreso un paquete de medidas de ajuste que incluye la posibilidad de que el gobierno, los estados y los municipios se declaren en “emergencia fiscal”, reduciendo provisionalmente los salarios de sus funcionarios. El paquete llega luego de la reciente aprobación de una polémica reforma del régimen de seguridad social.

Las medidas de Bolsonaro proponen acelerar las privatizaciones de los principales sectores productivos de Brasil y aprobar cinco reformas constitucionales, entre ellas un “pacto federativo” que supone la descentralización de los recursos, incluyendo los del petróleo. También contemplan una desindexación del presupuesto y el fin de la obligatoriedad de ciertos gastos. 

MISMAS RECETAS

El FMI, que acaba de cumplir en julio sus 75 años, ha cambiado mucho desde su creación.

El papel que desde la crisis de la deuda de los 80 en Latinoamérica y en otros países desempeña el FMI no tiene nada que ver con el que originariamente le fue asignado en 1944: garantizar la estabilidad de un sistema monetario internacional con base en el dólar en una atmósfera de Guerra Fría.

“Hoy el FMI es, por un lado, un prestamista que canaliza recursos financieros y, por otro, un servicio de estudios que estima probables tendencias de la economía mundial”, explicó el doctor de economía español Santiago Niño Becerra.

El FMI desempeñó un papel importante en la economía argentina. En 2018, el país concretó un nuevo acuerdo con el organismo, que se suma a otros 26 compromisos en toda la historia.

“Con Argentina el FMI ha vuelto un poco al rol de los 80, porque será el Fondo quien tendrá que hacer de policía cuando en Argentina empiecen los problemas de pago de su deuda”, dijo Niño Becerra.

El Nobel de Economía Joseph Stiglitz sostuvo que “Macri pidió prestado demasiado, apostó en grande y apostó mal”.

El economista estadounidense asegura que el problema es que las políticas del gobierno argentino hacen que la deuda sea insostenible. “El ajuste en recesión genera catástrofes sociales”, dijo.

“Argentina puede evitar la reestructuración de sus bonos si los funcionarios revierten a tiempo las medidas de austeridad que sofocan el crecimiento para estimular el crecimiento económico y eludir una crisis de deuda”, reflexionó Stiglitz.

“El problema es que las políticas a las que se había comprometido el gobierno no conducían al crecimiento económico”, consideró Stiglitz.

“La austeridad y los presupuestos ajustados conducen a un bajo crecimiento y eso hace que la deuda sea menos sostenible.” 

URUGUAY POLICOLOR

En nuestro país, los sectores de la oposición han insistido en que es necesario hacer un ajuste fiscal con recortes importantes para solucionar el déficit fiscal, aunque luego no aparecen claros en el acuerdo de los 13 puntos.

Si las experiencias vecinas no alcanzan para aprender, es necesario reubicar nuevamente el rol del mercado y el del Estado.

Para los que colocan el mercado por encima de todo lo demás, la política también es una mercancía que se puede comprar.

Al menos, este es el caso en Sicilia. En Palermo, siguiendo los pasos de la Cosa Nostra, mujeres y hombres de la antimafia, tuve la oportunidad, una vez más, de ver que el Estado que consideramos, con demasiada frecuencia, el obstáculo para dar vueltas en círculos, que es más costoso, es por el contrario el que puede hacer que el mercado sea fluido y, sobre todo, ético, dice el suizo François Meylan, director de Meylan Finance.

Es bueno recordar algunas verdades. 

EL COSTO DE LA LOCURA DE ALGUNOS BANQUEROS

La emisión de deuda pública, la crisis financiera de 2008 generó un stock de deuda adicional de alrededor de 30%. La locura de unos pocos banqueros ha hecho más daño a las finanzas públicas que el peso del Estado. La distribución del aumento sin precedentes en las ganancias de productividad generadas en las últimas dos décadas ha sido altamente desigual.

El principal problema que tenemos es una distribución muy injusta de la riqueza. Ciertamente, el impuesto es un medio para remediarlo. Sin embargo, quienes pueden hacerlo evaden los impuestos. Peor aún, bajo el asalto de algunos grupos de presión y políticas, casi hemos institucionalizado la evasión fiscal. Por supuesto, solo para algunos. La globalización ayuda, dice François Meylan. Y cita a Jacques Attali, exconsejero del presidente francés François Mitterrand.

“Los flujos financieros son globales e ilimitados. Mientras que la democracia cumple con los límites de su soberanía”. 

ERRADICAR LA MAFIA

Además, debilitar constantemente el Estado, tanto en el discurso como en los hechos, es confundirse con el objetivo. Y no es el presidente de la región de Sicilia, más de 5 millones de habitantes, Rosario Crocetta quien me va a contradecir. En su oficina, bajo protección blindada, en el Palacio de Orleans, este alto magistrado me explicó cómo, para modernizar Sicilia y atraer inversores, tenía que erradicar los sistemas de la mafia, explica François Meylan.

Rosario Crocetta, alcalde de Gela, antes de ser elegido presidente de toda la región en noviembre de 2012, lo sabe muy bien: el sistema liberal no sobreviviría sin un Estado fuerte. Y como prueba, trabajó en la fluidez y transparencia del mercado.

Entre otras cosas es necesario tomar dos medidas. Primero, su intervención con las comunidades rurales de la isla que vendieron tierras de cultivo a un precio de 30 euros por hectárea a mafiosos que las vendieron de inmediato 350 euros por hectárea. Sin hacer nada, una apuesta multiplicada por más de once. Los intereses especiales pisotean el interés del mayor número. Porque un mercado sin regulación o control del Estado pierde rápidamente toda noción de valor moral. Rosario Crocetta, el hombre más poderoso y en peligro de extinción en Sicilia, a quien la Cosa Nostra le puso el precio de la cabeza en 2009, ha promulgado, como otra medida, una ley que asegura el empleo en el país. Debe ser conocido el “informante” en Sicilia; además de arriesgar su vida y la integridad de sus seres queridos, pierde toda esperanza de encontrar trabajo.

Unas 60 personas ya se han beneficiado de las disposiciones de Rosario Crocetta. La mafia es despiadada, piensa en sus propios asuntos. Partidarios del dogma neoliberal también. Y debilitar constantemente la institución es levantarse uno contra el otro. Está tratando de obtener nuevos espacios para beneficio personal. Está privatizando un máximo de bienes y enlaces. Porque, después de todo, todo está comprado. ¿No renunciaron los dos predecesores de Rosario Crocetta y fueron acusados de corrupción? 

LA NEGACIÓN DEL LIBERALISMO ILUSTRADO

Para los neoliberales que colocan el mercado por encima de todo lo demás, la política también es una mercancía que se puede comprar.

La ley, garantizada por el Estado, es válida y aplicable a todos. Neo -nuevo en griego- usado para definir esta “ley” del mercado es la negación del liberalismo de la Ilustración. El neoliberalismo es una nueva tendencia, recuperado por ciertas formaciones políticas, pero se le pide que intervenga cuando se trata de defender su prado con medidas proteccionistas como aranceles o cuotas. No hay coherencia en el neoliberalismo. Es egoísmo y narcisismo. El mercado no es, en esencia, ético ni justo. Bill Clinton, expresidente de Estados Unidos, tuvo la oportunidad de recordar: “¡Si dejamos el mercado, es el lejano oeste! El grande se come al pequeño. El rápido mata al lento”.

Más temas y noticias