¿Seguirá subiendo el dólar? En Uruguay la divisa ya se cambia a 207 pesos argentinos

¿Seguirá subiendo el dólar? En Uruguay la divisa ya se cambia a 207 pesos argentinos

La punta compradora cayó hasta tal punto que la cotización implícita ya es un 50% más alta que el blue.

En Uruguay casi no hay demanda por pesos argentinos. Y por eso pagan tan poco por ellos. En los últimos días ese bajón se acentuó y no precisamente por efecto de la cuarentena, sino más bien por las señales preocupantes que llegan desde la economía argentina. Como, por ejemplo, que no se percibe un freno a la caída del peso frente al dólar.

Eso queda claro cuando se miran las cotizaciones de las distintas pizarras: por cada peso argentino se reciben sólo 0,23 uruguayos. Y se necesitan 46 uruguayos para comprar 1 dólar. Así, si uno pudiera viajar a Uruguay y llevara pesos con la intención comprar dólares allá, tendría que pagar $207 por cada dólar.

En otras palabras, a juzgar por el mercado uruguayo, donde no hay restricciones para la compra y venta de divisas, la paridad del peso argentino contra el dólar es mucho peor incluso que la que se refleja hoy en las "cuevas" que ofrecen el blue a $ 138. Y la cotización vigente en la vecina orilla está mucha más cercana a la que algunos pronosticadores aseguran que valdrá el dólar paralelo a fin de año en la Argentina.

Tanto que, para igualar la cotización del mercado uruguayo, el blue tendría que subir un 50% y el dólar oficial... un 200%.

"Nadie quiere pesos argentinos, aunque sea un país que está acá al lado. Esto pasa en Uruguay pero también en Brasil", señala Sebastián Centurión, analista de ABC Mercado de Cambios. Y añade: "Creo que tiene más que ver con la incógnita de cuál es el verdadero valor del peso en la Argentina, y por consiguiente cuál es el verdadero valor del dólar en nuestro país".

En realidad, hace tiempo ya que los uruguayos prefieren no tener un peso argentino cerca. Y como pudieron comprobar todos los que deciden pasar sus vacaciones en el país vecino, hace rato ya que comprar dólares en Uruguay con pesos argentino es mucho más caro que acá: a fines de abril, cuando el blue aquí cotizaba a $120, el Banco Nación (sucursal Uruguay) lo vendía allá a $180.

Un poco más atrás, a fin del año pasado, cuando se implantó el "dólar solidario" (dólar oficial más el 30% del nuevo impuesto PAIS) el dólar en Argentina valía $82, mientras que en Uruguay se vendía a $124.

Pero no se trata sólo del comportamiento del mercado uruguayo acerca de la cotización del dólar en Argentina, sino de lo que esto pone en evidencia respecto de las expectativas de devaluación que la región tiene respecto de nuestra moneda.

El dato inquietante es que esa caída del peso argentino suele darse cuando por algún motivo de política económica -la implantación de un cepo, por ejemplo- se produce una distorsión en el mercado cambiario argentino y empiezan a convivir varios tipos de cambio.

El primer síntoma en ese sentido suele ser la gran separación entre la punta compradora y vendedora. En general, el tipo de cambio vendedor -es decir, el precio al que las casas de cambio uruguayas venden pesos argentinos- tiende a reflejar el cambio oficial. En este momento, ofrecen cada peso argentino a 0,66 pesos uruguayos. Lo que implica una paridad tácita de 65 pesos argentinos por dólar.

"Llama la atención cómo se agrandó el spread en Uruguay, algo que suele ocurrir cuando hay fuertes distorsiones cambiarias y las expectativas de devaluación de una moneda son muy altas", señala un analista de la City. Se refiere a la brecha entre los $65 y los $207 de tipo de cambio que reflejan respectivamente las puntas vendedora y compradora.

Pero el dato que más sorprende es que el tipo vendedor -los 207 pesos argentinos que se necesitan para comprar un dólar en Uruguay- se aleje tanto del dólar blue, algo que abona el argumento de quienes creen que todavía no se vio la peor parte de la corrida cambiaria.

Es cierto que al tener que pasar por el uruguayo, la operación de comprar dólares en el país vecino se encarecería, como en cualquier otro caso en el que hubiera que pasar por otra moneda, porque cada operación tiene sus costos. De todas maneras, quienes transitan las calles del microcentro porteño aseguran que cuando estas situaciones han ocurrido en el pasado, suelen ser el preludio una corrección cambiaría en nuestro país.

Más temas y noticias