Uruguay se prepara para exportar cannabis medicinal

Uruguay se prepara para exportar cannabis medicinal

El Ejecutivo de la República Oriental del Uruguay coincide con empresarios del rubro que señalan que la industria está bloqueada y que se requiere aggiornar la reglamentación de 2015 que permitiría la venta al extranjero.

El prosecretario de la presidencia uruguaya, Rodrigo Ferrés, y el secretario nacional de Drogas, Daniel Radío, recibieron este lunes en Torre Ejecutiva a una delegación de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal y acordaron la constitución de una comisión para analizar modificaciones al decreto 46/2015 que regula esa actividad.

Ferrés (también presidente de la Junta Nacional de Drogas) dijo en conferencia de prensa que el presidente Luis Lacalle Pou tomó la decisión de impulsar a esta industria incipiente que puede generar muchos recursos, trabajo y, por su calidad de producción, una marca país.

En ese sentido, afirmó que se buscará mejorar el marco jurídico para mejorar la operatividad de la industria del cannabis medicinal y que pueda desarrollarse en su mayor potencialidad, especialmente en materia de exportaciones.

Según Ferrés, los cambios previstos no apuntarán a la ley de regulación del cannabis sino a los decretos que causan demoras y trámites que enlentecen la habilitación para exportar.

Nosotros queremos trabajar en la desregulación. Por supuesto, cuando se trate de cuestiones vinculadas a lo medicinal (deberá ser) de conformidad con lo que el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Salud Pública, lo determine sobre bases científicas, técnicas y determinaciones que las empresas van a tener que cumplir, agregó.

Hay aspectos que ajustar respecto a distintos trámites, otorgamientos de autorizaciones y licencias, para facilitar el desarrollo de esta industria, especialmente con lo que tiene que ver con exportación, dijo Ferrés.

El prosecretario de la Presidencia informó que se otorgarán todas las licencias que se soliciten y cumplan con los requisitos en materia de cannabis medicinal. La idea es impulsar la industria del cáñamo en general. Que Uruguay pueda tener una industria más, con más fuentes de trabajo, más inversión, y que sea motivo de destaque en el mundo, como hoy sucede con las carnes, sostuvo.

En una línea similar, el presidente de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal, Marco Algorta, dijo tras la reunión que Uruguay XXI reconoce la industria del cáñamo como el rubro potencialmente más grande del país, que podría ser mayor a la celulosa y la ganadería.

Genera mucha mano de obra por dólar invertido, el doble de lo normal. Ahora trabajan 1.000 personas pero se podría escalar rápidamente, apuntó.

Algorta destacó que las autoridades coinciden en la potencialidad del sector, así como en el diagnóstico de que hoy día la industria está bloqueada y hay que aggiornar la reglamentación vigente para viabilizarla.

Es muy difícil venir a invertir hoy en día con la reglamentación actual. La reglamentación es de febrero de 2015, cuando no existía el comercio exterior de cannabis medicinal. Es una normativa que precede a la práctica, afirmó, aunque señaló que la ley está perfecta y no hay que cambiarla.

Radío, que fue presentado formalmente como secretario de Drogas, dijo que comparte los lineamientos del gobierno en este tema en cuanto a que hay que incentivar y facilitar procesos.

Más temas y noticias