Las visiones de Uruguay sobre el acuerdo entre el Mercorsur y la UE

Las visiones de Uruguay sobre el acuerdo entre el Mercorsur y la UE

El canciller Francisco Bustillo aseguró que el objetivo principal es el de abordar "un enfoque rápido y pragmático para que este acuerdo sea una realidad".

El canciller Francisco Bustillo mencionó las tres visiones que tiene Uruguay al respecto del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, que se se cerró en julio del año pasado tras 20 años de negociaciones, pero que aún no ha sido firmado ni aprobado por los parlamentos.

"En primer término Uruguay está completamente comprometido y dispuesto para la firma del acuerdo Mercosur - Unión Europea en este mismo momento", indicó Bustillo en el marco del III Foro de Inversión Europea en Uruguay y aseguró que desde el mismo día en que se concretó "los aspectos técnicos y formales para la firma han representado una prioridad absoluta" de la política exterior de Uruguay.

El canciller aseguró que el objetivo principal y el que se ha transmitido durante este tiempo es el de abordar "un enfoque rápido y pragmático para que este acuerdo tan necesario para ambos bloques como impostergable sea una realidad".

Bustillo aseguró que tanto los países integrantes de la Unión Europea como los del Mercosur tienen que hacer todos sus esfuerzos para enfocarse en "atar los cabos sueltos que han quedado pendientes" desde el anuncio del cierre del acuerdo: por su "importancia y credibilidad racional de ambos bloques".

"Debemos materializar resultados de más de 20 años de trabajo", resumió el jerarca.

La segunda visión de Uruguay respecto a este acuerdo es que si bien se respetan los debates internos al respecto, considera que "el tiempo apremia".

"No desconocemos las sensibilidades de este acuerdo que, al igual que otros tantos acuerdos celebrados por la Unión Europea, han despertado. El acuerdo alcanzado no es el pacto perfecto, pero es el pacto posible. Es el resultado de 20 años de arduas negociaciones, debemos respetar ese óptimo y sobre esa base trabajar en todo aquello que permita aportar serenidad en la opinión pública y las garantías de que todos sus reclamos fueron cuidados durante la negociación", aseguró el canciller.

De todas maneras, Bustillo indicó que no se puede permitir que "aspectos coyunturales se impongan sobre un profundo compromiso y el esfuerzo de 20 años de equilibrio".

En la misma línea aseguró que las preocupaciones del bloque europeo ya están previstas en el acuerdo. "Está regulado, tiene su marco de actuación y cuenta para el caso con el compromiso del Mercosur", dijo.

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores indicó que uno de los principales objetivos de Uruguay es, como proveedor de alimentos, es "llegar a la mesa de todos los europeos con productos de alta calidad".

Además habló al respecto de los cuidados al medio ambiente que tiene tanto Uruguay como la mayoría de los países de la región y aseguró: "Somos el continente verde". "Es por esto que aceptamos de parte de Europa su preocupación, nuestra preocupación que hacemos extensiva, en un sentido y en otro".

"El capítulo de desarrollo sostenible del acuerdo Mercosur y Unión Europea es el único documento escrito y compromisorio que obligaría a todos los miembros a permanecer en el Acuerdo de París y ahí implementar sus disposiciones de manera efectiva. El mismo capítulo reconoce el 'principio precautorio' , una concesión histórica del Mercosur que permite que la aplicación del acuerdo sea suspendido si los benes comerciados se benefician de políticas que degraden el ambiente o las normas laborales", relató.

La tercera visión de Uruguay respecto a este pacto está relacionada con establecer caminos de encuentro en el marco de la pandemia que ha generado incertidumbre en el mundo.

"El acuerdo Mercosur - Unión Europea es la fiel muestra de lo que el comercio basado en reglas serias es capaz de generar: 800 millones de personas, US$ 100.000 millones de comercio anual, US$ 4.000 millones de dólares de aranceles y un sinfín de obsáculos adicionales removidos", indicó el ministro.

Finalmente Bustillo aseguró que concluir este acuerdo sería una señal para el mundo para demostrar que "el camino para sortear la crisis es la cooperación y no las medidas excluyentes, es generar oportunidades para los empresarios y trabajadores europeos y mercosureanos".

Más temas y noticias